Cuna del Primer Golf, desde el año 1916 se juega al golf en Huelva. Mucho tiempo ha pasado desde que los mineros ingleses que trabajaban en las Minas de Riotinto fundaran en Huelva el Campo de Golf pionero en toda la Península.

Han pasado 102 años. En Huelva se sigue apostando por el golf, de hecho el pasado verano la provincia promocionó su oferta de este tipo de turismo entre touroperadores europeos en Irlanda, en un lugar señero como es Portmarnock Links.

Y es que la posibilidad de practicar este apasionante deporte durante cualquier estación del año, y en un enclave único, ha permitido que el golf en Huelva se haya desarrollado con extraordinaria rapidez.

Casi cien años más tarde, muchos campos de golf te esperan en Huelva para ofrecerte una gran diversidad de enclaves donde practicar este atractivo deporte. Podemos jugar al golf en la Sierra de Aracena y Picos de Aroche, o bien atravesando toda su costa, en campos tipo links cargados de dunas arenosas naturales, o en medio de una infinidad de pinos donde ellos son los protagonistas del resultado del golpe.

golf-en-huelva

Pisar hectáreas de césped cuidado, en nuestros campos, es una sensación tan especial que sólo es comparable con los paseos relajantes que a menudo hacemos descalzos en las extensas bajamares de nuestras infinitas playas de Huelva. Muchos turistas y aficionados pasean con un palo de golf para practicar el golpe de bunker, que es la trampa de arena más temida por los jugadores. Esta bajamar nos ofrece un campo de arena fina prensada donde el fuera de límites son las dunas y el mar, un espacio natural extraordinario en el que pueden realizarse grandes torneos de golf-playa.

Por eso jugar al golf en Huelva es otra historia, su entorno natural, su clima, sus gentes, su gastronomía y sus nueve campos únicos, llenos de luz, hacen de esta experiencia inolvidable todo un privilegio para los sentidos.

¡Tienes muchos campos de golf en Huelva:!

  • Club de Golf Bellavista
  • Golf Nuevo Portil
  • Islantilla Golf
  • Corta Atalaya Golf
  • Islacanela Golf
  • Golf El Rompido
  • Costa Esuri Golf Club
  • La Monacilla Golf Club

Ven a dar tu mejor golpe, y disfruta de un deporte apasionante mientras te dejas acariciar por el sol y sientes la suave brisa de nuestras espectaculares playas.

Suena bien, ¿a que sí? En esta ocasión nos vamos a ir a probar un solomillo ibérico con amanita cesárea al vino del Condado. Iremos a la Sierra, más concretamente a Aracena. Allí nos esperan en el restaurante Montecruz.

La vida profesional de Manuel García (el chef) siempre ha girado en torno a la restauración. Comienza su andadura en Montecruz en 1998. Adquiere un solar y se encarga de edificar lo que hoy es el espacio del restaurante. Montecruz comienza como bar de tapas y poco a poco se convierte en referente de la gastronomía de la provincia. Debe su nombre al Monte de la Cruz, que junto al monte de San Ginés da fin a una de las cordilleras de Sierra Morena que linda con el Parque Natural de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche. Allí se celebraba una romería popular que lleva ya 30 años desaparecida.

solomillo-ibérico

Por su parte, Clara Isabel Prior está a cargo de la decoración y el nuevo estilo que va adquiriendo en los últimos años el restaurante Montecruz. Cuando construyen el edifico es quien se encarga de los últimos detalles y pasa a ser la Jefa de Sala. Junto con Manuel es el alma de este local en pleno corazón de la sierra de Huelva.

Ingredientes

Una pieza de solomillo ibérico de entre 250gr./300gr., 300gr. de amanita cesárea (tanas), media cebolla morada, dos dientes de ajo, un manojo de perejil, un chorrito de vino blanco del Condado, lascas de jamón ibérico, sal y pimienta negra recién molida.

Preparación

Limpiar el solomillo de grasa y cortarlo al bies (corte oreja mula). Preparar las setas. Limpiarlas de tierra, pelarlas y deshacerse del pie. Para terminar, raspar suavemente con un cuchillo el trozo de pie que hemos conservado. Reservar. Pochar la cebolla y una vez esté blanda añadimos a la sartén el perejil. Añadir también las setas y tapar, moviendo la sartén de vez en cuando. Poner el ajo cortado en dos. Cuando la cebolla toma color tostado bajar el fuego. Tras cinco minuto regamos con el vino blanco. Dejar evaporar el vino unos dos minutos y apartar del fuego. Dejar tapado reposando. Sellar la carne a fuego vivo.

Montaje

Disponer la carne en un plato y tapar con la preparación de setas. Salpimentar al gusto. Cubrir todo con el jamón y adornar con perejil fresco.