Pasear por este lugar es recorrer parte de la historia de Huelva, revivir algunos siglos pasados y recordar momentos claves en la vida de personajes históricos de esta tierra. Para que puedas disfrutar de estas experiencias, te invitamos a que te adentres con nosotros en este pedazo de la historia que se encuentra en el centro de la localidad de Moguer.

Monasterio de Santa ClaraEste monasterio gótico-mudéjar con casi diez mil metros cuadrados de extensión fue fundado en el siglo XIV y declarado Monumento Nacional en 1931. Se alza como uno de los ejemplos más importantes de la arquitectura mudéjar en la Andalucía occidental. Está incluido dentro del conjunto histórico-artístico “Lugares Colombinos”, ya que su historia está ligada a la de Cristóbal Colón, que recibió el apoyo de su abadesa, Inés Enríquez, familiar de Fernando el Católico.

La vinculación americana del monasterio de Santa Clara se inicia en los momentos previos al primer viaje de Cristóbal Colón. Los contactos del descubridor con el monasterio fueron decisivos para la culminación de su proyecto que sería un punto de inflexión histórico. Su abadesa, Sor Inés Enríquez, desempeñó un papel esencial para que los reyes aceptaran la propuesta de viaje de Colón.

Existen documentos que acreditan la relación epistolar de que Sor Inés Enríquez con Colón, y cómo éste veló e hizo decir una misa de acción de gracias en la iglesia conventual la madrugada del 16 de marzo de 1493, al regreso de su primer viaje, cumpliendo así con el “voto” realizado por la tripulación de la carabela Niña el jueves 14 de febrero del mismo año, cuando una tormenta amenazó con hundir la nave a la altura de las islas Azores.

Colón hizo decir una misa de acción de gracias en la iglesia conventual la madrugada del 16 de marzo de 1493, al regreso de su primer viaje.

Los moguereños fueron testigos en varias ocasiones de la presencia del genovés en la villa acompañado por el fraile franciscano de la Rábida, Juan Pérez. El monasterio de Santa Clara gozaba de gran devoción y popularidad entre la marinería del Condado, tanto es así que la carabela aportada por los hermanos Niño al viaje del descubrimiento, botada en la ribera de Moguer en 1488, fue bautizada con el nombre de Santa Clara, aunque pasara a la historia con el apellido de sus propietarios (La Niña). Al encallar la nave Santa María en la isla La Española, en la Navidad de 1492, el almirante Cristóbal Colón erige la Niña en nave capitana, regresando en ella tras su primer viaje; así, la carabela moguereña se convirtió en portadora de la noticia del descubrimiento de América. En 1494 la Corona compró la Niña. Desde entonces, Colón insistiría sin éxito en que se la nombrara con su nombre de pila: Santa Clara. Esta actitud justifica el vínculo del genovés con el monasterio de las clarisas.

La carabela aportada por los hermanos Niño al viaje del descubrimiento, fue bautizada con el nombre de Santa Clara, aunque pasara a la historia con el apellido de sus propietarios.

Al pasear por este recinto, podemos ver claramente dos espacios diferenciados, el recinto religioso y las viviendas. En cuanto al primero, forman parte de él diversas estancias como la capilla “de profundis”, antiguo panteón de las clarisas, donde se conserva un artesanado mudéjar del siglo XVI. La iglesia es la parte más noble del edificio, tratándose de un templo gótico-mudéjar, donde se encuentra la sillería nazarí, obra del siglo XIV única en su estilo.

En cuanto a la residencia conventual, está formada por diversos claustros en torno a los cuales se distribuyen las dependencias. Destaca, el claustro de las Madres, cuya arquería baja, del siglo XIV, conforma el claustro más antiguo de Andalucía. A su alrededor se encuentran los dormitos, que es un pabellón de dos plantas del siglo XVI con artesanado renacentista; el refectorio, sala rectangular de bóveda apuntada; la cocina, que conserva una enorme chimenea del siglo XIV; y la enfermería, de estilo renacentista. En el interior del convento también se encuentra el museo de arte sacro.

El convento Santa Clara está abierto al público de martes a sábado, pudiéndose visitar a las 10.30, 11.30, 12.30, 16.30, 17.30 y 18.30 horas. Los domingos se realizan las visitas a las 10.30, 11.30 y 12.30 horas. Los lunes y festivos el monasterio permanece cerrado al público. Todas las visitas son guiadas y existen tarifas especiales para jubilados, estudiantes, grupos y familias. Lo mejor es que entres en su web oficial

No te pierdas este pedazo de historia que aún pervive en el siglo XXI y que está esperando tu visita en Moguer.

Importante: acabas de leer un artículo incluido en el número 5 de la revista Siente Huelva. Para disfrutarlo de forma interactiva, ver más imágenes y leer más artículos… ¡Descarga la app de Siente Huelva en tu smartphone, tablet, o visita la versión web desde tu ordenador! 

iOS | Siente Huelva en App Store

Android | Siente Huelva en Google Play

Escritorio | Siente Huelva en versión web

Deja un comentario