De todos es sabido que la gastronomía en la provincia de Huelva supera los niveles de exquisitez, y si hablamos de productos y platos típicos podríamos estar enumerando sin parar de escribir (y salivar de apetencia) durante decenas de publicaciones. Si mencionas Huelva, se te vienen a la mente: jamón, gambas, chocos, coquinas, fresas… Pero la gastronomía onubense va mucho más allá y la ruta gastronómica del Andévalo te sorprenderá y hará delicias para tu paladar. 

La gastronomía onubense va mucho más allá y la ruta gastronómica del Andévalo te sorprenderá y hará delicias para tu paladar

Si hablamos de dos de los productos estrellas de los platos del Andévalo onubense destacan el gurumelo y la turma. ‘Setas’ con las que se pueden elaborar decenas de elaboraciones y también disfrutarlas simplemente a la plancha con un poco de aceite y sal. 

El potaje de gurumelos es uno de los platos más conocidos de esta zona de Huelva, tanto es así que se celebran eventos como la Feria del Gurumelo en Paymogo, por ejemplo, en la que disfrutar de este exquisito platillo completo y sano para nuestra dieta. Su sabor y su olor es delicadamente intenso y su aroma nos recuerda a la tierra húmeda en la que es ‘criada’, ya que este tipo de seta nace bajo la misma y su búsqueda es una afición muy extendida, que debe ser vigilada por expertos para evitar problemas digestivos.

blog-ruta-gastro-andevalo

La turma, también conocida como patata de tierra o criadilla de tierra, es otra seta exquisita en los platos más típicos del Andévalo. Carnes (ya sea en calderetas o plancha) con turmas de acompañamiento, o arroz con turmas, que es el más extendido en la zona, junto con la tortilla o revuelto (de turmas o gurumelos) harán de tu yantar un momento inolvidable. Tan importante es en la comarca, que desde hace varios años se celebra en la localidad de El Almendro la Feria Gastronómica del Andévalo. 

Las calderetas se convierten en grandes aliados en los días frescos del otoño-invierno. El ganado de la zona se convierte en el ingrediente principal de platos a los que añadimos setas (como el gurumelo o la turma) así como especias, hierbas aromáticas y hortalizas de la zona.

Otro plato que no puedes perderte en el Andévalo son las migas. Considerado un plato ‘de pobres’ es una de las mejores mezcla de sabores que podrás disfrutar, y querrás repetir en cada época del año aunque suele ser más típico en los días de lluvia, en los que el plato elaborado con pan, patatas y ajo es acompañado por sardinas o carne, según preferencias, y con un buen vino blanco de la zona. 

La ensalada de orégano (tomate rallado, orégano, pepino, aceite, vinagre y agua) hace las delicias en los días calurosos del largo verano andevalino. 

¿Y si hablamos de repostería? Las rosas, las esesitas de Calañas (con más de 500 años de antigüedad), los roscos de puño, las tortas y piñonates o los bizcochos son algunos de los postres y meriendas que puedes pedir en la zona del Andévalo y querer llevarte a casa para degustarlo cada día. Tradicionales dulces que rematan una gastronomía única que se baña en los vinos dulces y orujos que no faltan en las casas y locales de restauración del Andévalo. 

La ruta gastronómica del Andévalo no acaba aquí, déjate llevar y asesorar por los locales cuando visites la zona que seguro que aciertas con cada platillo que te lleves a la boca recomendado por los mejores embajadores de la zona.