Existen pequeños paraísos culinarios en la Sierra de Aracena y Picos de Aroche que bien valen repetir cada día una ruta gastronómica por esta zona. No solo del jamón vive la zona, pero es quizás uno de los ingredientes principales en muchos de los platos delicatessen que podemos disfrutar en cualquier restaurante o bar de la zona. Pero como decimos, muchos más productos deleitan los paladares en la Sierra onubense. 

No solo del jamón vive la zona. Muchos más productos deleitan los paladares en la Sierra onubense

Merece la pena desplazarse a disfrutar del aire puro y fresco serrano para ir haciendo paradas gastronómicas a lo largo de la ruta. Bares como El Manzano o José Vicente en Aracena, Casas, que según The Guardian es el mejor en el que comer jamón; el Mesón Arrieros en Linares de la Sierra; pastelerías míticas como Rufino en Aracena, que ha sido tanto su éxito y su clientela que ha abierto un local en la capital sevillana por ejemplo… Y así hasta decenas y decenas de nombres propios que todos conocemos. 

Ruta gastronomica Sierra Huelva

Pero, ¿una ruta gastronómica por la Sierra sin nombres concretos? También es posible, y recomendable del mismo modo. Cualquier establecimiento de restauración de la zona elabora platos típicos con productos autóctonos que harán de tu visita un deleite para los sentidos. Y si esta visita la haces en época de frío, el exquisito olor del jamón y las setas se mezclarán con el inconfundible de chimenea, que da un toque diferente a cada comida. 

Y si esta visita la haces en época de frío, el exquisito olor del jamón y las setas se mezclarán con el inconfundible de chimenea, que da un toque diferente a cada comida

Productos del cerdo, setas, quesos artesanales, verduras y hortalizas de las que te recuerdan a tu niñez y los sabores que nunca olvidas y sigues buscando en los mercados… La Sierra onubense te ofrece sabores para todos los gustos. ¡Incluso los de la Costa! Muchos de los restaurantes de la zona ofrecen pescado fresco del día gracias a la cercanía con la costa onubense. 

También puedes pedir los vinos de la zona, o en otoño la época de los primeros mostos. Líquidos que maridan perfectamente con los sabores de los platos serranos. 

Y para concluir una ruta gastronómica, ¿qué mejor que un dulce? No solo puedes escoger cualquiera de los de Rufino o las pastelerías de la zona (todas exquisitas), sino que muchos establecimientos te ofrecerán postres caseros. Entre ellos destacaría la poleá, una comida tosca que los pastores preparaban con harina de almorta y que se ha transformado en un postre delicioso a base de harina de bellota dulce, anís y matalahúva. 

¿Aún dudas qué hacer este fin de semana? Escápate a la Sierra que seguro que no olvidarás sus sabores y volverás pronto.

Publicado: 26/11/2019

La historia de Huelva va ligada a sus vinos desde hace muchos años. Tanto es así que Colón ya llevaba en su viaje a las Indias barricas con los caldos de esta tierra. Impulsado por la relación que guarda la provincia con los vinos desde hace siglos, el Patronato de Turismo de la Diputación de Huelva creó el club de producto «Ruta del vino Condado de Huelva» con el fin de potenciar el enoturismo y diversificar la oferta turística.

La calidad de los vinos del Condado es fruto de unas condiciones climatológicas perfectas para el cultivo de la vid, con veranos cálidos, inviernos suaves y una luz intensa durante gran parte del día. De entre las distintas variedades de uva que se cultivan en esta tierra, cabe destacar la uva autóctona llamada Zalema.

El Club de Producto ‘Ruta del Vino Condado de Huelva’ ofrece un total de once paquetes de actividades distintos, entre los que hemos elegido uno básico para presentar a nuestros lectores.

En la mañana prevista y en la hora señalada, nos encaminamos al Centro de Interpretación del Vino, situado en Bollullos del Condado.

Es un precioso edificio moderno que trata de poner en valor los vinos que se incluyen en la Denominación de Origen Condado de Huelva. Allí nos reciben y nos muestran amablemente las diferentes salas que contiene este centro, haciéndonos un recorrido por el mismo.

Lo primero en la visita al centro es la sala audiovisual, donde un pequeño vídeo de ocho minutos nos cuenta unas pinceladas básicas para comenzar a entender el proceso de elaboración del vino del Condado de Huelva, con sus peculiares características. Una explicación que va desde que se planta la cepa, pasando por las barricas, hasta que llega a ser vino.

ruta-vino2-1

Luego el edificio alberga en su interior diferentes estancias cilíndricas, que imitan los conos en los que se almacena el vino en las bodegas, antiguamente de cemento y hoy en día de acero inoxidable. Pasaremos hasta por cuatro conos cargados de información sobre el vino del Condado de Huelva.

Así, en el primer cono conoceremos todo lo relativo a la denominación de origen desde su creación en 1933. En el segundo, titulado 4.000 años de historia, nos relacionarán los vinos con personajes históricos de Huelva tan conocidos como Juan Ramón Jiménez, Odón Betanzos o Cristóbal Colón. En el tercero, podremos visualizar las diferentes opciones de la ruta del vino y sus posibilidades.

Y en el cuarto y último cono, llamado ‘Lo social frente a lo individual’, veremos como a lo largo de la historia el vino siempre ha estado en estrecha relación con el folclore.

Estos conos enseñan toda esta información de manera muy interactiva y amena, incorporando siempre las tecnologías y de una forma muy moderna.

Seguimos la ruta y en otro espacio del edificio encontramos la relación de los sonidos con el vino. Tres especies de lámparas cuelgan del techo, y al tocarlas reproducen tres sonidos diferentes. La primera el sonido de la madera, que recuerda a los vinos que se almacenan en barricas. La segunda el sonido del acero, para recordar a los vinos guardados en esos grandes conos. Y la última el sonido del cristal, que bien podría recordar al vino ya embotellado o al servido en una copa. También existe en el mismo centro un pequeño espacio de exposiciones. Actualmente hay una muestra sobre el folclore en Huelva, y próximamente habrá una de la relación entre el poeta Juan Ramón Jiménez y el vino, ya que el poeta hizo varias referencias a los caldos de su tierra. El centro cuenta además con una zona de catas donde pueden organizarse eventos. En este espacio también podremos ver como muestra los vinos que producen las bodegas que se encuentran dentro de la ‘Ruta del Vino del Condado de Huelva’, así como los vinos genéricos que promociona la denominación de origen.

Una vez acabada la visita al Centro del Vino nos dirigimos a los viñedos de la Bodega Andrade, una gran finca a las afueras de la zona urbanizada. Llegamos a ella a través de los caminos de tierra. Ante nosotros, 132 hectáreas de viñedos que parecen casi infinitos. Allí nos recibe el capataz de la cuadrilla y mientras que los hombres trabajan nos cuenta que la finca está dividida en lotes, así sabes en cada momento en la zona en la que se encuentran. La finca está completamente plantada de la variedad autóctona, de uva Zalema, a excepción de un trozo donde tienen uva de la variedad Cardenal. La uva Zalema es de secano, y durante estos meses la cuadrilla se encuentra cuidando las cepas, quitando los palos que sobresalen y atándolas con cuerdas para que crezcan derechas. La vendimia será sobre el mes de septiembre, y en ella una cuadrilla de 30 hombres recogerá entre 40 y 50 kilos de uva cada día durante un mes. Sobre el mes de noviembre, y cuando ya no quede más uva que recoger, se procederá a la poda por completo de la cepa para que vuelva a brotar y comience así de nuevo el proceso de la producción de la uva.

De los viñedos tomamos rumbo a la bodega propietaria de los mismos, la Bodega Andrade, situada en mismo centro de Bollullos del Condado. La familia Andrade nos recibe con gran cariño para contarnos el oficio que a través de diferentes generaciones han ido aprendiendo. Desde que la uva llega, pasando por el tratamiento realizado hasta que sale embotellada y etiquetada, todos esos procesos se realizan dentro de esta misma bodega.

Grandes y modernos conos de aluminio para la fermentación del vino en contraste con antiguas y llamativas barricas de madera con más de 100 años de historia conviven entre las paredes de esta bodega. Aquí dentro pueden vivirse cantidad de sensaciones repletas de olores, sabores, temperaturas naturales y ambientes que sólo podrán comprobarse in situ y por uno mismo.

Este recorrido que nosotros hemos realizado es tan sólo uno básico dentro de los once paquetes que se ofrecen en la ruta del vino. Entre ellos, podremos combinar enología y naturaleza con diferentes propuestas como el Parque Natural de Doñana, caballos, toros y dehesas o tren turístico.

Si tú también quieres vivir estas sensaciones inolvidables, tan sólo tienes que escoger entre una de las distintas propuestas que ofrece esta ‘Ruta del vino’ a través de la web de la Diputación de Huelva.

Publicado: 23/10/2018